Destacaron a un quilmeño por su promedio en la UBA

586

Juan Cruz Acebey, un joven quilmeño de apenas 23 años se recibió en la carrera de Ciencia Política. Pero la novedad fue que recibió una distinción gracias a su alto promedio en la UBA.

Acebey se recibió con un promedio de 9.80 tras iniciar su carrera en 2017. Lo que le valió una medalla de oro por ese enorme puntaje.

Promedio en la UBA

El joven además se dedica a ser investigador y también a la docencia. Y según manifestó sus próximos pasos estarán en el CONICET. Organismo al que solicitará una beca doctoral.

Al respecto, el Acebey expresó: “Me gustaría poder seguir preparándome. Y ser un profesional que contribuya a mejorar tanto la situación del municipio como la del país”.

Otro orgullo en la Universidad de Lanús

El hecho se suma a otra hermosa historia de superación y de la relevancia de los programas impulsados desde el Estado. Que surgió en los últimos días en el distrito. Se trata de la experiencia de Noemí Viera, una vecina de Villa Itatí, que acaba de terminar sus estudios universitarios.

A sus 34 años, Noemí es madre de cinco hijos y vive en el barrio popular de QuilmesEn el conurbano de la Provincia.

 Noemí es una mujer que como muchas otras debió abandonar sus estudios en el 2012 al ser madre muy joven. Luego decidió retomarlos a partir del Plan FINES, el Programa de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios que comenzó a impulsarse en 2008.

Cuentan sus compañeros que de ser necesario asistía a las clases con sus hijos y era una de las mejores alumnas de cada cursada. Además, claro, contaba con el acompañamiento de las y los docentes con una perspectiva popular e inclusiva propia del plan.

Lo cierto es que Noemí terminó sus estudios secundarios allí y decidió ir por más. Por eso se inscribió en la Universidad de Lanús en el 2016. Y se propuso una meta clara: Recibirse de la Licenciatura en Justicia y Derechos Humanos.

Lo que la motivó a iniciar dicha carrera fue, precisamente, su propia experiencia de vida. Ella conocía de primera mano la necesidad de garantizar derechos y generar más igualdad de oportunidades.

Luego de mucho esfuerzo y la posibilidad de acceder a la educación pública que brinda la universidad estatal, hoy Noemí no solo es licenciada. También es ejemplo para cada vecino y vecina de barrios populares que sabe que puede cumplir sus aspiraciones. Pero para eso necesita de un Estado presente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí