Vecina de Villa Itatí se recibió y conmovió con su historia

354

Una hermosa historia de superación y de la relevancia de los programas impulsados desde el Estado surgió en los últimos días en el distrito. Se trata de la experiencia de Noemí Viera, una vecina de Villa Itatí, que acaba de terminar sus estudios universitarios.

A sus 34 años, Noemí es madre de cinco hijos y vive en el barrio popular de Quilmes. En el conurbano de la Provincia.

La historia de la vecina de Villa Itatí

En ese marco, Noemí es una mujer que como muchas otras debió abandonar sus estudios en el 2012 al ser madre muy joven. Luego decidió retomarlos a partir del Plan FINES, el Programa de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios que comenzó a impulsarse en 2008.

Cuentan sus compañeros que de ser necesario asistía a las clases con sus hijos y era una de las mejores alumnas de cada cursada. Además, claro, contaba con el acompañamiento de las y los docentes con una perspectiva popular e inclusiva propia del plan.

Lo cierto es que Noemí terminó sus estudios secundarios allí y decidió ir por más. Por eso se inscribió en la Universidad de Lanús en el 2016. Y se propuso una meta clara: Recibirse de la Licenciatura en Justicia y Derechos Humanos.

Lo que la motivó a iniciar dicha carrera fue, precisamente, su propia experiencia de vida. Ella conocía de primera mano la necesidad de garantizar derechos y generar más igualdad de oportunidades.

Luego de mucho esfuerzo y la posibilidad de acceder a la educación pública que brinda la universidad estatal, hoy Noemí no solo es licenciada. También es ejemplo para cada vecino y vecina de barrios populares que sabe que puede cumplir sus aspiraciones. Pero para eso necesita de un Estado presente.

Su reflexión sobre la experiencia que vivió

Al respecto, la propia licenciada explicó: “La Universidad y mis compañeres fueron decisivos para que pudiera cursar mis estudios. Junto con mis hijes. Ese compromiso me hizo entender la importancia de las políticas públicas. De la presencia del Estado para  conocer a los estudiantes. Las cosas que les pasan,  dónde y cómo viven, y así poder acompañarlos“.

Pero esa no es toda la historia. Noemí, además, debió pasar por un mal momento. Cuando en el 2018 la vincularon sin su consentimiento a una lista de afiliados de Cambiemos. Sí, la anotaron como aportante de la campaña. Siendo una humilde vecina de la querida Villa Itatí.

La curiosidad surge de que fue para la campaña de la ex gobernadora María Eugenia Vidal. Quien a propósito del tema educativo, había declarado que “los pobres no pueden llegar a la universidad”.

En ese sentido, Noemí resaltó: Que me haya graduado, viviendo donde vivo, hace que se vean los resultados concretos de las políticas públicas de ayuda social. Demuestra que es posible que una madre, en mi situación, no tiene que postergarse y puede estudiar en una universidad y hacer muchas otras cosas”.

Respuesta a Vidal

Pero quien fue más contundente fue Luis Alen, Director de la Licenciatura en Justicia y Derechos Humanos de la UNLa. Quien no dudó en responderle a la ex gobernadora: “Sí, María Eugenia. Los pobres pueden estudiar en las Universidades públicas, gratuitas, de calidad. Y se pueden recibir. Como lo hizo Noemí, que ha demostrado que quienes sostienen lo contrario son personas de un genio irregular. Que las llevan a afirmar cosas que por su rareza o extravagancia mueven o pueden mover a risa.

Y además analizó: “Que la presencia del Estado puede servir para que la educación no sea para elites, sino para todos. Que sea un motor de progreso y de equidad. Que pueda formar miles y miles de personas empoderadas. Que quieran construir una nación justa, libre, soberana. Que los que piensan lo contrario son solo dueños de un pensamiento escaso, corto, de poca estimación, extraño. Irregular, de poco aprecio y consideración. En definitiva, Noemí los ha condenado al ridículo. Felicitaciones para ella”.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí